Tres poemas de Balam Rodrigo

Balam Rodrigo   1. Preludio: memorias de la infancia   Nos alumbrábamos la noche y el camino con antorchas de acero de recién afiladas volutas.   Nos alumbrábamos los huesos con machetes de dos filos: el primero, el ventral, para cercenar la lengua y el...

Ornitología sacra

  Raúl Medrano Lizárraga     ¡Se celebra el adulterio de María con la Paloma Sacra! Oliverio Girondo   En mis numerosas clases de catecismo impuesto, no recuerdo haber escuchado lo permisivo del sexo aviario. El sentido común, o quizá la religión,...

Mi madre se dijo puta

  Irma Rodríguez   A Lucero, una pequeña gigante     De muchas maneras se dijo puta mi madre, la frente en alto; digna, cínica, buscó amarse.   Poco a poco se desvistió mi madre; perfumó su cuerpo con olor de Rosa Venus, infinitas ilusiones...

Dios nos libre

Juan Tovar R.   Amor que dios nos libre de un pendejo con iniciativa de la oficina de correos de México o en su defecto de cartearnos con Mussolini en verso blanco   que dios nos libre amor de una buena película de María Félix del sexo por contrato o de la...

Deseo

  Juan Antonio Rosado   ¿Necesitas necesitar?   Sin necesidad, nada es necesario y la vida se torna Vida, y alrededor se vuelve todo un solo ser circular sin necesidad alguna, y el círculo se eleva o disminuye en inercia continua, continúa, continua sin...

El secreto

Karina Castro     El árbol me contó un secreto, lo dijo en palabras raras.   Soplé esas raras palabras y el viento se las llevó.   Cruzaron montes y ríos, rodaron por los trigales.   Cayeron por la cascada, y treparon el matorral.  ...